|             |         
 

Seleccionado Celeste

Más de 2.000 entusiastas visitaron este fin de se semana el primero desde su inauguraciónla muestra de Autos Clásicos que se desarrolla, con apoyo del Automóvil Club de Uruguay, en Colonia del Sacramento. 


Colonia es, para los amantes de los autos históricos, una especie de meca soñada en esta parte del continente: un puñado de coleccionistas locales atesora algunos de los mejores autos de la República Oriental y, por sus pintorescas calles –declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco–, es común encontrar gran cantidad de “clásicos” que lejos de la pompa, los museos y las “gomitas” de las competencias, se usan a diario, funcionan como movilidad familiar y forman parte de una encantadora escenografía urbana propia del siglo pasado.



A instancias del Automóvil Club Uruguayo y con el apoyo de entusiastas locales como Jorge Sanguinetti (habitual participante de rallies históricos en ambas orillas del Río de la Plata) más el aporte del connacional “uruguayizado” Diego Speratti del staff de Retrovisiones, la ciudad presenta hasta fines de julio y con entrada libre, una muestra de autos históricos donde habitan ejemplares muy interesantes, sean los visitantes legos o entendidos.


Sobre “la” avenida y casi enfrente de la plaza principal, en el Centro Unión Cosmopolita de Colonia del Sacramento (un antiguo salón  que supo cobijar los más selectos eventos sociales de la ciudad coloniense), se pueden disfrutar autos, motos y bicicletas de distintos años y con disímiles historias.


¿Algunos ejemplos?: los más chicos empujan a los papis para llevarse la foto al lado de un inmaculado Ford Anglia 1961… el mismo modelo que hizo de las suyas en “Harry Potter y la cámara secreta”; el centro de escena lo domina uno de los protagonistas de Autoclásica 2010, el Peugeot 202 Darl´ Mat de 1947 carrozado especialmente en aluminio para llevar a las huestes del león algunos de los primeros récords de velocidad post guerra.

En el inicio de la recorrida cronológica se destaca también un Hupmobile de 1910, el primer vehículo empadronado en el Departamento de Flores… cuentan los memoriosos que cuando arribó por primera vez al pueblo no dejaron salir de las casa a la mujeres y a los niños por dos días “hasta ver de qué se trataba ese aparato”. Otros autos en envidiable estado, caso el Alfa Romeo 1900 ganador en el 1957 del Primer Gran Premio Standard de la Argentina, un impoluto MG TF de 1954 o un Maserati Ghibli de 1967, fiel representante de los mejores años de los italianos en materia de diseño y más...


Los amantes de las dos ruedas de parabienes en todo el espectro histórico con una Matchless del ´53 en pleno proceso de restauración, la Horex Imperator 400 de 1954 que da la bienvenida y, para emoción de los locales, una Velosolex francesa de finales de los sesenta que popularizó de manera decisiva la movilidad individual en Uruguay y de las cuales se tienen rastros también por estas playas. Y monopostos, y galería de fotos, y motonetas…


Autos, historias… el hechizo invernal de las calles arboladas de Colonia y los impagables atardeceres orientales. ¿Hacen falta más argumentos para cruzar el charco?


La muestra permanece abierta hasta fines de julio, de 10 a 18 hs. Con entrada libre y gratuita.



 

Diego Speratti

 

© 1999 · 2012 Copyright AutomovilSport.com | Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial | Contactenos | Staff