|             |         
 

La magia de un automovilismo esplendoroso

Existe una época dorada del automovilismo en la Argentina, una década en la que el ACA organizó los mágicos Grandes Premios de ruta abierta. Esa historia, que va del año 1957 hasta 1967, es la que abordaremos aquí a grandes rasgos y muy brevemente.

1957 – Primer Gran Premio Standard

El Automóvil Club Argentino, bajo la presidencia de Eduardo Capdheouart, anuncia la realización del evento en sede central, basado en un reglamento propio diagramado por el Dr. Raúl Fernández Aguirre y Enrique Ghiezzi, con aportes del periodista Federico Kirbus.

Ese mismo año, la prueba estaría conformada por dos carreras: un XXXVº Gran Premio Argentino de Carretera Heladeras Star, donde aparecían los Turismo de Carretera uniéndose al nacimiento del Gran Premio Standard Bodas de Oro de YPF serie, que se divide en tres clases de cilindrada, es decir A, B y C. La presencia extranjera monopolizó todo con europeos y norteamericanos, que destacaron en diferentes categorías de un total de 25 anotados para la ocasión.

Fueron 4798,6 kilómetros en etapas que marcó ocho cabeceras: Buenos Aires, Córdoba, San Miguel de Tucumán, La Rioja, San Juan, San Luís, General Pico, Mar del Plata,  con movimiento final en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

Autos Standard

Se definía como: “…sea o hayan sido construido a gran serie cualquier época…”, prohibían aquellos que fuesen Gran Turismo, Turismo Veloz, Sprint, Sport, Gran Sport, según normas de los Comisarios Técnicos del ACA. En la rampa de Av. del Libertador pusieron primera unas 45 unidades Standard y luego unos 101 vehículos de Turismo de Carretera, una decena de aficionados acompañó la velada que despedía los ídolos con admiración de todos.

Así terminó este primer acto de la nueva etapa del deporte argentino.

1958 – Éxito y la repercusión

Las autoridades lanzan una segunda edición del Gran Premio, con la entidad presidida por el Dr. César Carman (p), asume como Vice-presidente el Dr. Horacio Rivarola, mientras que Aguirre ocupa el puesto de Tesorero y Presidente de la Comisión de Carreras.

Se modificó la clase A que limitaba a 1.200 cm³. En la B, de 1.201 a 1.500 cm³ e incluyó 4.200 cm³ que fueran V8, una tendencia curiosa de mezcla cultural e industrial con ejemplos como Ford, Chevrolet y Mercury. Acceden “todos los autos no admitidos en otras categorías” con motor 1.598 cm³.

Anotó unos 52 vehículos teniendo un bajo porcentaje de inscriptos. Dura para los participantes. En Turismo de Carretera fueron 87. Eliminó un tramo de enlace y aumentó a 5.491,7 kilómetros con etapas: Buenos Aires-Córdoba, Córdoba-Salta, Salta-Catamarca, Catamarca-San Juan, San Juan-San Luís, San Luís-Bahía Blanca, Bahía Blanca-Buenos Aires. Quedado Cuesta del Infiernillo superó a Cuesta de Miranda, a unos 2.400 metros de altura pasaría Nonogasta, Patquia, Guandacol. El Autódromo sería el lugar de su recibimiento.

D´Agostino Deportes transmitía en radio Mitre, noticia de madrugada teniendo en cuenta el horario del desarrollo del evento.

1959 – Otra vez

Fábricas europeas toman conocimiento de la prueba. El Gran Premio Standard se poblaba con la marca NSU, cuya casa matriz preparó automóviles en su planta de Neckraslum, Alemania, y su posterior armado en Argentina a través de su representante, Autoar.

Mejoró la organización, con eficiente esfuerzo de gran cantidad de gente e involucró a otras instituciones que anualmente se movilizaban para dicha carrera. Anotaron 79 tripulaciones, largaron unos 73 Standard que compartían el Gran Premio con los TC que, por su parte, presentó unos 105 en su última vez.

El trazado se acortó y fue de 3.981 kilómetros sobre cinco etapas, Buenos Aires-San Juan, San Juan-Catamarca, Catamarca-San Miguel de Tucumán, San Miguel de Tucumán-Santa Fe, Santa Fe-Buenos Aires. Partieron categorías A, B, C y D que autorizaban 1.201 a 1.500 cm³ de origen europeo.

1960 – Suceso: Prueba de Regularidad Internacional

Incluida como competencia FIA, se hacía realidad única al legalizarla con velocidad pura puesto que este tipo de pruebas estaban prohibidas en Europa luego del accidente en la Mille Miglia Italiana. Debió adecuarse a prescripciones internacionales del Anexo J del Código Deportivo Internacional.

Con una extensión total de 4.622,6 kilómetros en seis etapas, Buenos Aires-Villa Carlos Paz, Villa Carlos Paz-San Juan y cruzaban Pampa de Achala, para seguir San Juan-Catamarca, Catamarca-San Miguel de Tucumán, donde alcanzó una altura de 3.810 metros en Andalgala y Mina Capillitas. Finaliza con San Miguel de Tucumán-Córdoba, Córdoba-Buenos Aires.

Recibió 125 anotaciones este Gran Premio. Permite contar un equipo poderoso, entre ellos Giuseppe “Pepino” Vianini, quien fue importador de Alfa Romeo en Argentina, Giulietta TI cuatro cilindros doble árbol de levas a la cabeza, que las trae Nello Maffei desde Italia. La fábrica sueca Volvo trajo seis PV544, además inscribe a importadora Renca. La Peugeot oficial presentó el modelo 403. Hubo semi-oficiales Dinborg Borgward versión TS preparados en Alemania.

1961 – Aquel entonces

El ACA disputó nueve carreras con diversa actividad: Olavarría en Provincia de Buenos Aires, Premio Vendimia Autódromo de Mendoza, Premio Supermóvil YPF Autódromo de Buenos Aires, una más en Mendoza, el Premio Industria Automotriz Santa Fe (organización que fabricaba el Auto Unión), Primera Carrera Standard Premio Resasco Hermanos Bahía Blanca, Vuelta de Santa Fe Standard y Gran Premio Turismo Moto Guzzi Villa Carlos Paz.

El Gran Premio Standard sumó exitosamente ediciones anteriores y tomó auge. Su 5º edición anotó 227 conductores para cinco categorías, es decir A, B, C, D y E. Con largada de velocidad en Pilar, se reemplazó a la simbólica caravana de 55 kilómetros que partía de la sede central.

Al comenzar, serranías, retomes, caminos pesados, huellas y piedras sinuosas. Finalizó en otra estación de servicio, la del ACA Arrecifes, Provincia de Buenos Aires, 30 minutos pasada la lomada de la ruta 8.

Visitantes ilustres

Se destacaron cuatros autos del equipo oficial Mercedes Benz de Stuttgart, con importante apoyo en Argentina. Jaguar armó un Studebaker que la firma Los Cedros producía en el país. Auto Unión, con numerosos recursos técnicos y logísticos como un camión taller trailer que también servía de dormitorio para los mecánicos, presentó un auto oficial fabricado en Sauce Viejo, Provincia de Santa Fe.

Por segundo año consecutivo, vinieron equipos de Europa que demostraban fortaleza en el Gran Premio, la carrera más dura y extensa del mundo en ruta abierta en la que las primeras series eliminan a la mayoría de los participantes.

1962 – Se convierte en verdadera fiebre

Por meses y con ritmo frenético se trabajaba en talleres de todo el país para ser de la partida de la gran carrera anual.

El Automóvil Club Argentino ya tenía unas 287 solicitudes y se modifican límites de cilindrada en categorías. Finalmente, eran siete clases: la A con 700 cm³, la B con 850 cm³, la C con 1.150 cm³, la D con 1.300 cm³, la E con 1.600 cm³, la F con 1.800 cm³ y la G con más de 1.800 cm³. Las marcas y modelos de los motores no mantenían el esquema de años anteriores.

De nuevo, equipos oficiales y semi-oficiales dijeron presente. Se destacó la armadura de Metalmecánica BMW, aparte del desarrollo de la plataforma Prinz “La Galerita”, carrocería aerodinámica diseñada por Bertone e importada de Alemania, que fabricó Nürburgring Martini. Con motor pequeño de 4 cilindros en V preparado por el italiano Dagrada. Un Isabella TS armado en Alemania con patente de Frankfurt.

La IKA-Renault logró premios que corresponderían a Industrias Kaiser Argentina, que aportó lo suyo al enfrentar un Auto Unión de mayor cilindrada. Volvo financió calidad sin competir adecuadamente. Vianini Argentina corrió el Gran Premio. Los cuatro Mercedes Benz del equipo oficial, bajo la dirección de Juan Manuel Fangio y Karl King, ganaron holgadamente.

1963 - Gran Premio Internacional de Turismo

La prueba cambiaría de nombre y se convertiría en “Gran Premio Internacional de Turismo”. Dejaríamos el Standard para adoptar el Anexo J de FIA, que contempla modificaciones y mejoras aunque temía derivar en una menor confiabilidad. Sin embargo, 291 fueron inscriptos con homologación Grupo 2 Categoría A Coches de Turismo Mejorado establecido en el Artículo 252 del Anexo J del Código Deportivo Internacional.

Mercedes Benz planteaba presencia masiva con unos cinco autos, cuatro modelos 300 SE y uno para 220 SE. El entusiasta Giuseppe Vianini anotó dos Alfa Romeo 2600 Sprint y dos Pontiac Catalina. Un Studebaker Lark V8 se mezclaba con debutantes como Peugeot 404 y algún Valiant V200, más Volvo 122 S. Fiat con la concesionaria Automóviles Alvear deportivamente corre un Fiat 1500 Berlina, que ganaría cinco etapas de Córdoba.

En la localidad de Villa Unión se presentaron escenas de un manejo con coraje y una capacidad sobresaliente para caminos de montaña. El Arq. Arturo Dubourg, quien llevaba el seudónimo “Grey-Rock”, alcanzó un puesto destacado en parciales memorables con tramos sinuosos de lomo de burro. La llegada final se produjo en la ciudad de Arrecifes, a modo de Turismo demostró prácticamente el Standard.

Oscar Cabalén, cuarto clasificado, condujo un auto francés-nacional y logró la mejor posición. Cronistas de la época nos cuentan: “…Entregó un increíble derroche de talento y fue un regalo para la vista en los tramos de montaña…”, para seguir: “…vimos a un maestro revalidando todos sus conocimientos…”

1964 – Imbatibles alemanes y bajas

Contundente victoria del equipo Mercedes Benz en el Gran Premio Argentino. No tuvo  gran convocatoria de extranjeros. El esfuerzo vino de la mano de Alfa Romeo, con Vianini Argentina, y Lancia desde Italia que se destacaron. Fiat volvió con tres equipos: los concesionarios más importantes Automóviles Alvear, Maldonado Automotores Capital Federal y Carlos Américo Grossi de Santa Fe. Las inscripciones fueron de 271 tripulaciones que desafiaron la carrera, que sufrió los efectos de una semana de huelga en la aduana y la consiguiente retención de varios autos que no pudieron participar.

Concreta su intervención un Ford Falcon Sprint Coupe V8 de 4.700 cm³ y 265 CV, que alistó Ford Motor Argentina Talleres El Inca de Mar del Plata. Aparece Siam Di Tella, que poseía servicio de taxi con luces color negro-amarillo.

Los dos Saab 96 hechos en Uruguay eran preparados por la casa matriz sueca y alcanzaban una velocidad final de 210 km en su máxima potencia. Entre las mujeres al volante estuvo Claudine Bouchet de Francia, navegada por la argentina Arminda Giral.

Cátedra en la montaña

Eduardo “Chino” Rodríguez Canedo fue admirado por el público presente hasta la gala final, con un instintivo talento de montañista distinguido. Su Fiat 1500 Berlina consagró un brillante triunfo y fue el auto mejor establecido.

Eugen Böhringer, un ex-hotelero de Stuttgart, además director y primer piloto de Mercedes Benz, volviendo a Córdoba sumó tiempo en el trazado de 4.618,7 kilómetros. En el final, el Dr. César C. Carman (p) entregó la Gran Copa ganador VIII Gran Premio Internacional de Turismo Nafta Súper YPF.

La fecha fue la última para el Team Mercedes Benz y marcó la despedida de las rutas argentinas. Deberían transcurrir unos 14 años hasta 1978, cuando volverían a presentarse y triunfar en la recordada “Vuelta a la América del Sur”.

1965 – Decae

Luego del dominio expansivo de los autos extranjeros en ganar repetidamente el Gran Premio, que mantenía la denominación Internacional con patrocinio Nafta Super YPF, se da paso a la industria automotriz nacional que empezó así a dominar el escenario.

El 15% de los 331 inscriptos eran de afuera como importados y consistieron en la flamante versión Giulia GTA de carrocería liviana desarrollada por Bertone a las apuradas en Italia; y un Jaguar Mark II, Ford Cortina Lotus. Mientras que los nacionales fueron cuatro Magnette, dos Chrysler Valiant III, entre otros.

Esta edición determinó seis etapas: Buenos Aires-Villa Carlos Paz, Villa Carlos Paz-San Juan, San Juan-San Fernando del Valle de Catamarca, San Fernando del Valle de Catamarca-San Miguel de Tucumán, San Miguel de Tucumán-La Falda, La Falda-Arrecifes.

Similar al ´62

Ocurre un hecho lamentable en Embalse Río III y el Dique Los Molinos, en una zona con lomas de burro, que hacían volar a los vehículos unos 50 metros y romper algunos trenes delanteros. El piso pesado y la profunda huella producto de la lluvia barrial fueron las causas de complicados manejos para los que desconocían el camino, caracterizado por asfalto veloz y peligrosas curvas.

En Santiago del Estero estuvo el control de puesto Ojo de Agua, allí varios quedarían varados. Se destacó el premio auto nacional al equipo Safrar, con autos colores negro, que por primera vez ganó un Gran Premio de 4.236,9 kilómetros.

1966 – Recupera acelerando el ritmo

Alcanzó una cifra de 417 inscriptos y sumó 4.418,7 kilómetros. Suprimía largada simbólica en el Automóvil Club Argentino, concentrándose la actividad en Pilar, Provincia de Buenos Aires.

Cambiaría a cuatro categorías: la A mantenía 700 cm³, con originales que podrían llegar con un promedio de 73 km/h tal como sucedió en la Mille Miglia de 1954; la B con la competitividad del Auto Unión 1000 S y los Gordini o 1093, dos Austin Mini Cooper S, Hans Glass 1004 S y aparecía un Lancia Fulvia Berlina 2C; la C con 1600 cm³ y la D mayor donde estaban los Peugeot 404, dos Mustang V8, Chrysler Valiant I-II-III, Chevrolet 400 Super, Comisión de Concesionarios General Motors.

El Simca Emi Sul 6M V8 compara al Simca Chambord, un francés que era producido con licencia Willys Overland do Brasil del equipo brasileño Willys Overland, Bergantín seis cilindros, BMW 1800 Tisa 175 HP a 7.300 RPM y velocidad 216 km/h, dos carburadores Weber 45 mm doble cuerpo y caja de cinco marchas y freno a disco adelante, diferencial autoblocante y amortiguador especial Koni.

¡¡…Promedio…!!

Por Arrecifes, al llegar, hubo 137 km/h de velocidad promedio. Luego de alcanzar Villa Carlos Paz se llegaba a la Pampa de Achala, donde se pudo observar clases de manejo trepando y bajando cuestas.

Fiat Argentina entregó premios beneficio a 102 pilotos al mando de unidades 1500 Berlina, lo que generó entusiasmo y aventura del Gran Premio equipo Maldonado, Antonio J. Sergi, Automóviles Alvear.

1967 – Último Gran Premio Standard

La largada nocturna desde Pilar se suspendió y se largó de mañana en Pergamino, aunque sólo 367 partieron de los 426 que estaban inscriptos, constituyó un nuevo record para el Automóvil Club Argentino.

Sin autos sofisticados ni pilotos extranjeros. Al cierre de inscripciones se reciben dos telegramas claves. Primero, el Automóvil Club de Polonia solicitó cupo para Porsche. El segundo, proveniente de la casa Lancia, comunicaba la llegada del equipo oficial italiano con tres modelo Fulvia Coupe HF.

Se anuncia el debut del equipo Torino 380 con motor experimental cuatro cilindros en V 1.400 cm³ y 115 HP auspiciado por IKA-Renault. Asimismo, los Peugeot 404 oficiales, semi-oficiales, particulares, Fiat 1500 Coupe con nombres de figuras relevantes.

Con cinco etapas: Pergamino-Villa Carlos Paz, Villa Carlos Paz-San Juan, San Juan-San Fernando del Valle de Catamarca, San Fernando del Valle de Catamarca-Alta Gracia y Alta Gracia-Junín, ciudad esta última que entraría como reemplazo de la tradicional Arrecifes. Recorrieron unos 3.307,6 kilómetros.

Prólogos

Las condiciones climáticas hicieron mella en las tripulaciones y en la entrada al Parque Cerrado se registraron los arribos fuera de término. El equipo General Motors, con once minutos.

La edición no pasaría por la Pampa de Achala o la Cuesta de Huaco. A continuación venía Copina Maravillas y luego San Luís a la altura de Naschel, donde se produce el luctuoso fallecimiento del corredor Eduardo Maselli. Vendrían luego largas rectas de tierra y ripio con badenes.

El piloto Sobieslaw Zasada, “El Polaco Volador” como lo bautizaron los diarios y las transmisiones radiales, dejó su nombre grabado en este Gran Premio con un triunfo espectacular.

1968 – Suspensión y reprogramación

El ACA decide no llevar a cabo el Gran Premio y existían intentos de llevarlo al sur del país. El motivo fue la escasa cantidad de anotados, unos 25, que no permitía dar marco a un espectáculo de jerarquía.

En su reemplazo, se llevaron a cabo dos carreras en el Autódromo de Buenos Aires. Por un lado, una denominada “1.000 kilómetros” con los autos de mayor cilindrada: Torino, Falcon, Valiant, Chevrolet 400. Y por otro, la “Tres Horas” animada por los Renault y DKW.

A modo de conclusión

Las carreras de autos de serie, sufren mutaciones institucionales y reglamentarias. Se impone paulatinamente el Turismo Anexo J y el Turismo Mejorado Grupo Dos. Se alcanzó un importante avance técnico y se presentó lógicamente el fuerte aumento de costo en preparativos, la fiebre por la gran carrera disminuyó ya que la situación económica impidió repetir los momentos de aquellos buenos tiempos. Los directivos regresarían en 1969, cuando retoman la posta hasta 1975. Pero eso es otra historia que se podría contar en otra oportunidad.

A través de sus ediciones programadas, el Gran Premio Standard llegó a contar con unos 3.273 vehículos en carrera, lo que implica 6.546 tripulaciones que intentaron cumplir la hazaña, ilusionados de quedar para siempre inscriptos en tamaña prueba que rescataba la emoción y el valor. Para algunos significó un gran sacrificio poder estar presentes, para luego en un instante abandonar y no poder “dar la vuelta” en miles de kilómetros. Héroes anónimos que aportaron al conocimiento de la hermosa geografía de nuestro país.

Standard
Año Ganador País Auto Clase
1957 Ledo Dalmas Bonjour Uruguay Alfa Romeo 1900 Berlina B
1958 Umberto Altamura Italia Ford Fairlane F500 V8 C
1959 Alberto Rodriguez Larreta Argentina Peugeot 403 C
1960 Gunnar Andersson Suecia Volvo PV544 D
1961 Walter Schock Alemania Mercedes Benz 220 SEB E
1962 Ewy Rosqvist-von Korff Suecia Mercedes Benz 220 SE G
1963 Eugen Böhringer Alemania Mercedes Benz 300 SE F
1964 Eugen Böhringer Alemania Mercedes Benz 300 SE E
1965 Ernesto Santamarina Argentina Peugeot 404 D
1966 Oscar Cabalen Argentina Ford Mustang V8 D
1967 Sobieslaw Zasada Warszawa Polonia Porsche 911 C
1968 No se realiza
Turismo Carretera
Año Ganador País Cupecita
1956 No corre junto al Standard
1957 Marcos Ciani Argentina Chevrolet Coupe
1958 Juan Galvez Argentina Ford Coupe V8
1959 Rodolfo de Alzaga Argentina Ford Coupe V8
1960 No corre junto al Standard

 

Rafael “Turbo” Manrique


© 1999 · 2011 Copyright AutomovilSport.com | Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial | Contactenos | Staff