DOMINGO BUCCI

Ganador en Esperanza 1927 y 1928
Gan Premio Nacional ACA 1928 y 500 Millas de Rafaela 1929, entre otras.

Por: Bocha Balboni

Trato de relatar aquí los hechos de acuerdo al resultado de mis investigaciones, con los medios disponibles a mi  alcance. En muchos casos se trata de  recortes periodísticos o apuntes de relatos de quienes participaron por lo que pueden contener errores debido a que no siempre es posible chequear su exactitud. En caso de que el lector disponga de información ya sea ampliatoria o en contrario, con muchísimo gusto le agradeceré me lo hagan saber, lo mismo en lo que respecta a mis opiniones que son solo eso, mi modo de ver o interpretar un acontecimiento, y que mas allá de la pasión por los autos no existe otra cosa que deseo de compartirla con quienes tengan interés o sientan lo mismo.

Domingo Bucci en Esperanza

Se cumplieron ochenta años de la victoria mas resonante de Bucci, la de  Esperanza en 1927.
       
Hombre de aquella vieja estirpe de mecánicos-experimentadores-pilotos, dos veces ganador en el ovalo de Esperanza,  Domingo Bucci, era de esta zona de la provincia de Santa Fe, pero su pasión por los autos y los motores se lo había llevado lejos.

Domingo Bucci había nacido en 1894 en San Carlos Centro,  provincia de Santa Fe, parte de su vida transcurrió en Morteros (Córdoba). Hijo de italianos y oriundo de una zona con fuerte presencia de italianos, heredó  su temperamento. Como veremos,  “Mingo” también vivió en Italia durante una etapa muy importante de su vida, colmada de sueños y experiencias, que marcaron su vida para siempre y  nunca olvidó.
       
Desde bien chico se interesó por la mecánica,   a los siete años ya ayudaba a su padre en el manejo de una trilladora (seguramente a vapor) que era el medio de vida de la familia. Anduvo por Clucellas y Zenón Pereyra, acá cerquita de mis pagos.
A sus trece años entró a trabajar en un taller en el que componían bicicletas, máquinas de coser y armas de fuego, siendo ese su primer contacto directo con la mecánica. Allí conoció a Alfonso Cattini que lo llevó a trabajar a Villa María, cuando tenía 17 años, donde empezó a ver  pasar los primeros aeroplanos que lo atrajeron inmediatamente y fue entonces cuando seguramente nacieron sus ansias de volar.
Cuando debió cambiar de ocupación su padre y para trabajar  en una nueva actividad  convirtieron un automóvil NSU en chatita que se adaptaba a la tarea   que realizaban.  En un nuevo cambio posteriormente  fue devuelto al estado original para ir a trabajar por su cuenta a la ciudad de Santa Fe, donde Domingo se inició  como Taxi.

El héroe de la aviación  francesa Roland Garros

Vendió luego este auto, juntó lo recaudado con  algunos ahorros marchándose a Europa a aprender a volar, donde fue discípulo de Roland Garros (1), luego en Italia obtuvo su brevet de piloto, a los 19 años. De vuelta, sin avión que volar se enteró que cerca de sus pagos, en San Jerónimo Norte, un suizo de apellido Briggiler había construido uno, basado en planos de una revista de aviación. Bucci entusiasmado con sus deseos de volar decidió probar suerte con aquel aparato que jamás había tomado vuelo. Con  sus conocimientos aportó algunas modificaciones, no obstante aunque  consiguieron despegar,  no lograron  que se elevara ni se mantuviera en vuelo.
       
Entonces, conjuntamente con Briggiler viajaron a Buenos Aires donde compraron un  Bleriot de 50 HP y 1.200 rpm por $ 7.000.  A su vuelta fueron recibidos con todos los honores en un Festival en San Jerónimo, donde recaudaron $1.200, de allí fueron  a Esperanza donde consiguieron $ 800 en otra exhibición.
Cuando llegó el momento de formar una familia, después de casarse se dedicó al taller mecánico y luego a correr en auto, interviniendo en todas las carreras de la época, y fue en Esperanza donde obtuvo, precisamente, su mas resonante victoria con Hudson en 1927, luego  de haber debutado el 21 de setiembre de 1920 en  Morteros, con Overland, luego supo intervenir  con un Stoddard–Dayton, sin mayor suerte. Su primera victoria la había obtenido en San Francisco (Cba) con un CASE, el 19 de junio de 1921.
       
También volvió al   circuito ovalo esperancino en 1928, otra vez con Hudson, y volvió a ganar. Ese auto suele estar exhibido en el Museo de Fangio en Balcarce,  Bucci lo apodó “Bestium” y es el seudónimo con que esa máquina pasó a la historia grande de nuestro automovilismo.
       
En 1925 y 1926 había ganado la copa KADE con otro Hudson facilitado por Tomás Roatta. Mientras que el 25 de marzo de 1925 ganó una competencia organizada por el Automóvil Club de Santa Fe, siempre con los mismos motores  seis cilindros de misma marca norteamericana.
       
En 1926 ganó la primera parte de  las primeras 500 Millas Argentinas (Rafaela), con Hudson allí, salió segundo en 1927 y 1928, y  consiguió el triunfo en 1929 a 145.661 km/h de promedio, siempre con Hudson, oportunidad en que Carlos Zatuszek (nada menos) fue segundo con Mercedes Benz.
       
En 1928, siempre con la misma marca, fue ganador del Gran Premio Argentino organizado por el A.C.A. y segundo en la misma prueba pero con De Soto en 1932.  
       
Tiempo después, lamentablemente,  lo esperaba a Mingo otra bandera a cuadros, la que marcaba el final de su carrera en este mundo, en un accidente fatal,  corriendo en Arrecifes provincia de Buenos Aires, el 5 de  marzo de 1933  con un De Soto (que él bautizó la Chancha), donde también falleció su acompañante: Arturo Forasieppi al embestir la máquina de Victorio Zini que estaba detenida cambiando una cubierta,  oculta por la polvareda. Domingo Bucci falleció dos dias después, pese a los esfuerzos de los médicos, a causa de las graves lesiones recibidas.
       
Como dato accesorio cabe citar que  el  Museo de la Colonización de Esperanza, alberga partes  del avión construido por Briggiler, como el motor y la hélice, elementos que en un tiempo adornaban el hall de entrada de la recordada Escuela de Artes y Oficios (ahora ENET) cuando ocupaba el Chalet Suizo
       
“Mingo” Bucci tuvo dos hijos: Rolando (en homenaje al héroe de la aviación francesa, Roland Garros, fallecido en acción sobre el final de la IGM el 5/10/1918) y Clemar, este último también  piloto de nuestro automovilismo. CLEMAR BUCCI, de buena actuación en la década del 50,  incluso llegó a representar a nuestro país internacionalmente, en Formula 1 donde intervino en cinco oportunidades con Simca-Gordini sin obtener clasificaciones. 

 (1)-Considerado el primer piloto aviador de combate, Roland Garros (6/10/1888-5/10/1918), deportista, tenista aficionado abrazó la aviación, fue el primer piloto en atravesar el Mediterráneo en vuelo unió Frejus (Francia)-Bizerte (Tunez) Al legar la IGM fue convocado por sus habilidades e inventó un sistema para disparar la ametralladora del avión a través de la hélice lo que mejoraba enormemente la puntería. El artilugio consistía en un refuerzo metálico sobre la hélice de madera, en lo que sería la zona de impacto, de forma que desviara el proyectil si coincidía con ella. Hecho prisionero de los alemanes escapó del campo de concentración y volvió al combate. Garros fue derribado en una de las últimas acciones de la IGM, el 5/1/1918 sobre la zona de las Ardenas, cerca de  donde hoy está el circuito de Spa-Francorchamps. De paso, hablando de autos, si se te había escapado, te venís a enterar acá el porqué del nombre del famoso torneo, es en homenaje a este hombre, héroe de la aviación francesa.

RECONOCIMIENTO:
Buena parte de los datos reflejados aquí provienen del libro MEDIO SIGLO DE AUTOMOVILISMO ARGENTINO de Ricardo Lorenzo “Borocotó”, de la Enciclopedia de Oro de Automovilismo de Coche a la Vista o Historia del Automovilismo Deportivo Argentino, de  Alfredo Parga. Archivos, Luis Nagel, Hugo Oomes, Historias de Hombres y Autos.

 

© 1999 · 2008 Copyright AutomovilSport.com