|             |         
 

CARLOS ZATUSZEK

Primera victoria del “alemán”
 



Trato de relatar aquí los hechos de acuerdo al resultado de mis investigaciones, con los medios disponibles a mi  alcance. En muchos casos se trata de  recortes periodísticos o apuntes de relatos de quienes participaron por lo que pueden contener errores debido a que no siempre es posible chequear su exactitud. En caso de que el lector disponga de información ya sea ampliatoria o en contrario, con muchísimo gusto le agradeceré me lo hagan saber, lo mismo en lo que respecta a mis opiniones que son solo eso, mi modo de ver o interpretar un acontecimiento, y que mas allá de la pasión por los autos no existe otra cosa que deseo de compartirla con quienes tengan interés o sientan lo mismo.



 

           
            Esperanza en la provincia de Santa Fe, mi Esperanza, marcó importantes hitos en la historia del automovilismo: en Mayo de 1918 se funda el Centro Social Deportivo, un club  para fomentar el automovilismo y el turismo que inmediatamente se afilia al A.C.A., y por lo tanto a la Federación Internacional del Automóvil,   el 3 de Noviembre de ese año mismo hace disputar la primera carrera fuera de Buenos Aires bajo normas internacionales  con  la fiscalización del  Automóvil Club Argentino.
En 1926 se funda Esperanza Automóvil Club que  construye el circuito mas veloz de América, y su primera carrera es transmitida por primera vez en el país por radio,  también en 1928 tiene lugar la primer largada en Argentina de una carrera en pelotón o por grilla de partida como decimos ahora.
En ese circuito en 1929 se presenta por primera vez en Argentina un auto de tracción delantera, es un Tracta, que piloteaba el francés Gresilón.



Carlos Zatuszek en el Mercedes antes de clasificar no
tiene número aún, va a hacer la pole en su primer carrera

 

        En 1927 el circuito del Esperanza Automóvil Club se engalanaba con el debut de quien durante los próximos 10 años sería fulgurante estrella de nuestro deporte, Carlos Zatuszek, un inmigrante polaco conocido como “el alemán”.
Con el agregado que el debutante proponía otra nueva marca a la liza: Mercedes Benz, que sumada a Alfa Romeo, Bugatti, venían a recuperar los laureles del viejo mundo.
En los principios habían sido marcas europeas las que nutrían las partidas, Peugeot, De Dietrich, Darrac, Renault, Unic, Berliet, Sizaire Naudin, Cottin-Desgouttes. Alrededor de 1910 empiezan a aparecer, marcas americanas Cadillac, Oldsmobile, Ford, fenómeno que se hace mas notorio pasada  la IGM  y empiezan a pisar fuerte Hudson, Chandler,Franklin, Dodge, Case, Studebaker.
De importante presencia con sus 3,40m entre ejes, el Mercedes enseguida fue bautizado como “el Omnibus”  apodo que fue extendido a siguientes versiones aunque ya no fueran tan grandes. Como si fuera poco sus 6.200 cc de cilindrada el bicharraco llevaba compresor.
El debutante Carlos Zatuszek había nacido en Galitzia (Alta Silesia) en ese tiempo posesión Polaca, el 28 de Setiembre de 1897.
En su Polonia natal estudió agronomía, hasta que siendo muy joven llegó el momento  de empuñar el fusil  siguiendo los pasos de su padre que había marchado ya al frente a defender  su patria, en aquella que hoy conocemos como la guerra del 14 o la primera Guerra Mundial.
Por esas cosas de la vida,  al enfermarse en el frente, sucede aquello que cambiaría su futuro,  es  destinado a un taller de mantenimiento donde toma contacto con los motores y  conoce a Juan Maczak que ya ejercía el oficio de mecánico.
Al finalizar el conflicto, el comunismo extendía sus garras y  se apropiaba de Polonia de donde escapan  a América en busca de paz  y  libertad, llegando en ese deambular a Argentina.
Un duro carácter templado en las trincheras en épocas donde no cabían los sentimientos, obligado de chico a tutearse con el riesgo, las asperezas y los sinsabores que forjaron su personalidad luchadora, sufrida, buscando libertad y trabajo. No creo que uno llegue ni a imaginarse lo que ha pasado esa gente, como ellos y tantos otros, sin conocer el idioma, deambulando en busca de trabajo, techo y comida... volviendo a empezar de la nada.
Cuando parecía que “todas las puertas estaban cerradas y secas las pilas de todos los timbres...”  una Argentina donde no se hablaba  de solidaridad pero había libertad y claros horizontes, les abrió su corazón, y pudieron trabajar, formar un hogar y hasta traer a sus familiares a compartir ese futuro que la nueva tierra les ofrecía.
Con ínfimos conocimientos del idioma castellano, mientras se hospedan en el Hotel de Inmigrantes salen a buscar trabajo en talleres mecánicos,  Maczak consigue ubicación en el taller de Luis Viglione, preparador y acompañante a veces de Raúl Riganti, donde al poco tiempo también entra Carlos Zatuszek que  sigue aprendiendo mecánica al lado de su amigo y compañero de  aventuras.
Mas adelante se independizan instalándose por su cuenta para atender autos de carrera y poco a poco van entrado en las competencias deportivas, primero Maczak acompañando a Blanco, hasta que otro  cliente del taller, Julio Berndt le ofrece a Carlos pilotear su Mercedes Benz que había importado y   usaba cotidianamente, así  “el alemán” se lanza al automovilismo.


        Después de debutar en el  velocísimo circuito de Esperanza (Santa Fe) el 4 de setiembre de 1927, con la primera posición en la largada, peleando el segundo puesto debió abandonar pero quedó su recuerdo para el asombro.
En  el 28 obtiene el 3º puesto en el Gran Premio organizado por el ACA y donde lo precedieran  Domingo Bucci (Hudson) y Correa da Silva (Studebaker), prueba en la que llegó segundo en 1930 detrás de Gaudino (Chrysler).
         El 20 de octubre de 1929 en el circuito cordobés de “La Tablada”  en una jornada programada por la Asociación Audax Córdoba, en una carrera de 505 km, con un tiempo de 4h33`34` por primera vez gana Carlos Zatuszek.
En esa ocasión piloteaba otro    Mercedes Benz de propiedad de Perico Ganduglia. Lo siguieron Domingo Bucci con Hudson y Curio Rossanigo con Fiat.
En honor a la verdad Zatuszek ya contaba con una victoria en su haber, pero se trató de una carrera de menor  trascendencia, porque  no tuvo  fiscalización oficial: “Las doce horas  Standard” en Mercedes, obtenida  el día después de haberse  casado con una hermana de su amigo, socio y primer acompañante: Juan Maczak.

CARLOS ZATUSZEK- TRAYECTORIA
1927-
4 de diciembre debuta en Esperanza (Santa Fe) primer tiempo en clasificación, larga primero, pero debe abandonar luchando por el segundo puesto.
2º - Pergamino - organizado por el ACA
1928-
3º- Mercedes-  ACA Premio Otoño 
3º- La Tablada -  Audax Córdoba
3º- Rafaela – 500 Millas Argentinas
2º- Chivilcoy - 300 Millas
3º- Gran Premio Argentino  ACA
1929-
1º- La Tablada - Audax Córdoba
2º- Rafaela -500 Millas Argentinas. C.A. Rafaela
1930
2º- Gran Premio Argentino ACA
1º- Mercedes Premio Primavera  ACA
1931
1º-  Gran Premio Argentino ACA,  Se  impuso   sobre Ansaldo (Hudson) y Blanco (R.E.O.)
1932
1º- Premio Otoño  Mercedes  ACA
2º- Categoría “B”  Premio Ciudad de Buenos Aires  Costanera – AAV
1935
1º- 500 Millas Argentinas  Rafaela  C.A. Rafaela
1º- 200 Millas de Tucumán  Parque 9 de julio
1º - Parque Urquiza Paraná
1936
2º- Lincoln  Lincoln Automóvil Club
1º- San Francisco (Cba)  Sport Club San Francisco
3º- Santa Fe. Costanera C.A. Unión Santa Fe
1937
3º- Mar del Plata. Mar del Plata  AC y Asoc. Fomento y Turismo
1º- en la serie y en la general. Lavallol  Avellaneda Automóvil Club
1º- en la serie y en la final Olavarria C.A. Estudiantes de Olavarría
1º- en las tres  series y la final  San Francisco (Cba)
1º- 500 Millas Argentinas.Rafaela. C.A. Rafaela
2º-  200 Millas de Tucumán.  Tucumán Automóvil Club



        Carlos Zatuszek era un tipo  fornido, muy tenaz y arriesgado, solía decir que después de lo que había pasado en la guerra, lo que vivía era de yapa!  tal vez en ese momento el único capaz de lidiar con semejante potencia y tamaño,  y a veces llegaba con las manos ampolladas. Se dice que en orden de marcha el Mercedes pasaba los 2000 kilos.
Eran épocas de autos nada fáciles de dominar, circuitos de tierra, la única protección era  una gorra o  esos casquetes de tela y antiparras, autos muy pesados, pocos frenos y ruedas muy angostas.
Carlos Zatuszek cobró notoriedad dominando aquellos potentes Mercedes que los entusiastas bautizaron “ómnibus”, y en Europa llamaban “matadueños” nada menos...   ahora se sabe que fue uno de los pocos pilotos que lo consiguieron, como que esto llegó a oídos de la fábrica de Stuttgart que habría mandado a nuestro país un motor de los especiales preparado a los autos oficiales con 300 HP.
Pero una cosa es escribirlo y otra haber estado arriba, suelto, cara al viento tras el volante... su récord de velocidad para una vuelta en el viejo circuito de las 500 Millas Rafaelinas, trazado en caminos vecinales (donde ganó en dos oportunidades 1935 y 1937) de 190,285 por hora permaneció 10 años imbatible.  Las curvas no eran peraltadas,  eran esquinas de caminos rurales, simplemente a 90º. Animador y hombre récord de todos  los circuitos de aquella época, si no obtuvo mas triunfos fue solo porque nunca guardó nada, su  temperamento lo llevaba a dar todo lo que tenía, sin especulación.




Es importante destacar que con ese vehículo, el 29 de diciembre de 1935 triunfó en el circuito del parque Urquiza de Paraná para nada amigable para ese tipo de autos, por lo que debe haber manejado verdaderamente bien, en 60 vueltas a un promedio de 71,112.
A este hombre que no venía de una vida fácil tampoco le fue sencillo lo le tocó vivir en esta última etapa, ya que su esposa, falleció al nacer su primer hijo.
Lamentablemente la vida quiso que el 8 de octubre de 1937 recorriendo el circuito de Casilda, donde se correría al dia siguiente, acompañado por su hermano Miguel, a no mas de 80 por hora, el Mercedes escapara de su control  y volcara quebrando la vida del primer ídolo del automovilismo argentino, en su primer accidente importante.
FUENTES CONSULTADAS: Enciclopedia de Oro del Automovilismo Argentino, LA FUERZA LIBRE (G.Sánchez), Historia Deportiva del Automovilismo Argentino, Medio Siglo de Automovilismo Argentino.
Agradecimiento especial a los Sres. Delfino Grenón, Juan Carlos Pedroni, Andrés Caturegli, Sra. Elsa Hessel de Benesovsky. Familia de Bernardo Pauli.


Bocha Balboni
historiasdehya@gmail.com
1695


© 1999 · 2012 Copyright AutomovilSport.com | Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial | Contactenos | Staff